Interpretando “Halabi”: ¿No a los Daños Masivos? (*FED)

En fecha 26 de Junio de 2012 la CSJN  dictó sentencia en el caso “C., J. y otro c/ Swiss Medical S.A s/ amparo” (causa C. 36. XLVI) rechazando la legitimación colectiva invocada por la asociación de defensa del consumidor PROCONSUMER.

Tal rechazo se fundó en la ausencia de una causa fáctica común que permitiera el ejercicio colectivo de la acción.  La Corte reiteró que la procedencia de este tipo de acciones requiere, además de la existencia de esa causa común y una pretensión enfocada en “el aspecto colectivo de los efectos de ese hecho”, la constatación de que el ejercicio individual no aparece plenamente justificado.  Al explicar este recaudo dejó en claro que se trata del supuesto en que “el interés individual considerado aisladamente, no justifique la promoción de una demanda, con lo cual podría verse afectado el acceso a la justicia”.

Se trata de uno de los primeros fallos en que la CSJN vuelve sobre esta cuestión, ya planteada en “Halabi”.   Anteriormente había efectuado una referencia al tema en la interlocutoria dictada en “Mendoza” en fecha 10/11/2009.  Allí, aclarando los alcances de la litispendencia decretada en dicho caso, sostuvo que cuando la lesión a bienes de incidencia colectiva tuviera repercusión sobre el patrimonio individual “hay una diferencia sustancial porque aun existiendo una causa fáctica y normativa homogénea, se pretende la satisfacción de intereses individuales, cuyo ejercicio singular se encuentra suficientemente justificado(el subrayado es mío).

A mi juicio, el precedente “Halabi” había dejado abierta la posibilidad de leer tal requisito desde una perspectiva de sistema.  Esto es, desde una perspectiva que permitiera habilitar el planteo colectivo cuando no estaba “plenamente justificado” el ejercicio atomizado de acciones individuales por las consecuencias que ello generaría sobre el sistema de justicia (colapso, dispendio de recursos, etc.).  Sin embargo, con la decisión dictada en el caso de consumo que ahora comentamos la Corte parece dejar en claro que no estaría dispuesta a acoger planteos de daños masivos en clave colectiva ya que en tales supuestos el interés económico de cada individuo es suficiente incentivo para promover la acción individual.

4 comentarios en “Interpretando “Halabi”: ¿No a los Daños Masivos? (*FED)

  1. Francisco, no concuerdo con la lectura que haces. Creo que la clave del fallo esta en la frase “negarse sistematicamente” lo que requeriria para accionar colectivamente probar una “conducta sistematica” del demandado que habilite un reclamo colectivo y no quede en un conflicto individual como parece ser este caso (un problema de Cavalieri como miles que se suscitan con las obras sociales). Creo que se trata del rechazo por falta de pruebas de que la situacion de Cavalieri sea general. En unos dias te mandare un comentario que estoy terminando del fallo para que me des tu opinion. saludos. GAbriel.

    • Si Gabriel, ni hablar. Está bien claro que el fallo no rechaza la pretensión colectiva por el monto de las pretensiones individuales en ella comprendidas sino porque faltaba homogeneidad en la conducta sistemática que aparentemente se alegaba en la demanda. El aspecto del fallo que quise rescatar fue otro porque me parecía que éste que comentamos ahora está suficientemente claro. Espero el comentario! Un abrazo

  2. Comparto tu lectura Guillermo. Más allá de eso, el fallo no interpreta este requisito pero lo repite en términos de “acceso a la justicia”. Sumado a la interlocutoria dictada en “Mendoza”, todo parece orientarse en el sentido de cerrar la puerta a los daños masivos. Como regla, claro está. En cuanto a las excepciones que dejaron abiertas en “Halabi”, creo que son enormes, ¿demasiado enormes? Habrá que ver que sucede cuando un consumidor o una asociación de consumidores, por ejemplo, venga con un daño masivo en clave colectiva. Se supone que como grupo desprotegido estaría excluido de este requisito.

  3. Hola Francisco.
    Ver tu comentario e ir corriendo a buscar el fallo fue todo uno. Lo leí, y no me parece que cierre la puerta a las acciones colectivas en materia de daños masivos (en el sentido de mass torts que usan allá en el Norte), puerta que había dejado entreabierta Halabi. Es cierto que no incluye esa cláusula que decía “[S]in perjuicio de ello, como se anticipó, la acción resultará de todos modos procedente en aquellos supuestos en los que cobran preeminencia otros aspectos… [y sigue].” Pero tampoco parece pertinente incluir eso. En el considerando 6º del fallo se está resumiendo el considerando 13 la doctrina de Halabi, nada más. Dado que en Halabi se exigen tres requisitos (el último de los cuales habilita excepciones; a menos que vos interpretes que debe leerse de otro modo, cosa que me interesaría conocer), y aquí en Swiss Medical no se dan los dos primeros, la Corte ni se detiene a examinar el tercero. Y por ello tampoco se detiene a examinar si el caso se cobija en la excepción.
    Esta es mi impresión. Me gustaría conocer otras opiniones.
    Atentamente,
    Guillermo C. Ríos.
    U.N.S. (Bahía Blanca).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s